Y más Desperta Ferro

Las revistas de este mes:

desperta-ferro-antigua-y-medieval-n-42-tamerlan

Amir Timur, Timur el Cojo o, tal y como se lo conoce en Occidente, Tamerlán, nació en 1336 en la moderna Uzbekistán y, tras una infancia y juventud violentas, fue ascendiendo progresivamente hasta convertirse en líder de un gran conglomerado de pueblos nómadas de la región, turcos y mongoles en su mayoría y supo aprovecharse de la debilidad política de los estados herederos del gran Imperio de Genghis Khan, ya en franca decadencia, para extender su poder. Su genio militar solo estaba a la altura de su crueldad, y su gobierno, entre los años 1370 y 1405, fue poco menos que un peregrinaje de destrucción que le llevó a controlar un vastísimo territorio, de unos ocho millones de kilómetros cuadrados, pero también a saquear, destruir, exterminar o esclavizar a poblaciones enteras, desde Ankara hasta Delhi. Analizaremos el devenir de este controvertido personaje, considerado padre de la patria para los uzbecos modernos y poco menos que un demonio encarnado para el resto de la humanidad.

desperta-ferro-contemporanea-n-22-dunkerque-1940

Los acontecimientos de Dunkerque han sido, y siguen siendo en gran medida hoy en día, como una moneda con dos caras, pues hay dos relatos diferentes de los acontecimientos que tuvieron lugar en el norte de Francia en el paso de mayo a junio de 1940: la “batalla” de Dunkerque, preconizada por los historiadores galos –gracias a la heroica defensa de los soldados patrios pudo retirarse el contingente británico, que si se salvó casi intacto fue gracias a la sangre gala derramada en el frente–, y la “retirada” de Dunkerque, Operación Dynamo, tal y como la describen los autores británicos –una fuerza expedicionaria acosada que, ante la incapacidad decisoria de sus aliados franceses, se vio obligada a elegir entre retirarse de vuelta a casa y sobrevivir o ser aniquilada en medio de la derrota–. La realidad es sin duda una mezcla de ambos aspectos, la historia de una descoordinación criminal que provocó un derrumbe de la moral y, finalmente, la derrota. Fueron los británicos, sin duda, los que defendieron los lados de la bolsa para retirarse hacia el norte, pero muchos franceses nunca pudieron beneficiarse de ello, aunque los que lo hicieron devolverían el favor con creces, defendiendo tanto el machacado puerto de Dunkerque como las imprescindibles playas de reembarque, salvando así a muchos combatientes británicos. Los alemanes fueron mucho más que meros convidados de piedra, pues actuaron como motor de la derrota y su contribución en la historia de Dunkerque fue fundamental.

 

 

Desperta Ferro

retorno-FINAL2

Ya tenemos en la tienda la edición en castellano de El retorno de un rey. Este libro contado a través de las vivencias de personajes inolvidables y pintorescos de ambos bandos, es el mejor relato de la Primera Guerra Anglo-Afgana, en el que el galardonado y exitoso historiador William Dalrymple conjuga fuentes persas, urdus y por vez primera afganas para marrar con maestría el mayor desastre de la Gran Bretaña imperial. Un libro que puede leerse como una aguda parábola acerca de la ambición colonial y la colisión cultural, de la insensatez y la arrogancia, en un momento en el que el mundo todavía no era finito ni estaba cartografiado al detalle, en el que los intereses políticos y comerciales se conjugaban con el exotismo, las intrigas diplomáticas y la aventura.

En la primavera de 1839, tropas británicas invadían por primera vez Afganistán para exorcizar la fantasmal amenaza rusa sobre la India que angustiaba a políticos incompetentes y entusiasmaba a lobistas sin escrúpulos y que se vino a definir como “El Gran Juego“. Encabezados por emperifollados lanceros con casacas escarlata y chacós emplumados, cerca de 20 000 soldados de la Compañía Británica de las Indias Orientales cruzaron los pasos de alta montaña y restablecieron en el trono al Shah Shuja al-Mulk, dando comienzo a la Primera Guerra Anglo-Afgana (1839-1842).

La barbarie de la destrucción que siguió y la perplejidad de muchos de los agentes de inteligencia envueltos en estas misiones, tanto de los rusos como de los británicos, cuyas vidas novelescas, plagadas de aventuras y tribulaciones suponen un aliciente más para leer esta obra, reflejan los distintos puntos de vista de los implicados en el Gran Juego y aportan nuevas perspectivas tanto para los historiadores y expertos en el tema como para los legos que deseen conocer algo más de la historia en la región.

Los británicos enfrentaron poca resistencia por el camino, pero tras dos años de ocupación, el pueblo afgano se levantó en respuesta a la llamada a la yihad y el país estalló en una violenta rebelión, como una miríada de incendios. La Primera Guerra Anglo-Afgana terminó en la mayor humillación militar británica del siglo XIX: un ejército entero de la entonces nación más poderosa del mundo emboscado en retirada y totalmente destrozado por remotas y mal equipadas tribus de “harapientos” montañeses.

 

Lasalle Carlista

lasalle_carlista-portada_page_1

Aquí tenéis la adaptación que publicó la Wargames, soldados y estrategia para usar Lasalle como reglamento para las guerras carlista. Picad sobre la imagen para descargarlo. Gracias a Iván Notario por el permiso para usarlo  😉

Here, you have a small suplement to play the 1st Carlist War with Lasalle ruleset. It is in Spanish only, sorry. Click on the image to download the pdf.
This suplement was originally published in the magazine Wargames, soldados y estrategia.

 

Size comparative (Carlist War)

IMG_20170603_170824

Nos habéis pedido varias veces una comparativa de tamaño con las figuras de carlistas de Fantassin/Warmodelling para comprobar la compatibilidad. Bueno aquí tenéis la prueba gráfica   🙂
Esta gama es un poco mayor de nuestra escala habitual, específicamente, para ser compatible con las figuras ya existentes.

——————————————————————

You have asked us for a size comparitive with the Carlist figures of Fantassin / Warmodelling to check compatibility. Well here you have the graphical proof  🙂

This range is slightly larger than our usual scale, specifically, to be compatible with existing ranges.